Gastronomy

From the very beginning we have committed ourselves to a cuisine which is a real reflection of our philosophy: adaptability, versatility, and customization. For this reason it draws on international sources, without forgetting local ones, fusing creativity and innovation with due regard for our local traditions and showing maximum respect for the elaboration of the end product. Only then shall we be able to reach a wide public obtaining, at the same time, national and international recognition.

Pablo Martínez

Pablo Martínez López (20 de marzo de 1977. Cartagena), representa fielmente la dicotomía chef – empresario, en donde el romanticismo del artista no está reñido con un gran sentido práctico y funcional.

Ya de pequeño la cocina se convierte en su hobby y en su pasión. Bien arropado por su familia, que desde el comienzo confía en su vocación genuina y en su habilidad entre fogones, decide ingresar en 1997 en la Escuela de Hostelería de su ciudad natal.

Durante su periodo académico complementa activamente su formación con prácticas en el restaurante ¨La cocina de Alfonso¨ del gran maestro Alfonso Ortega, uno de lo precursores de la cocina moderna cartagenera. Allí descubre el amor y el respeto hacia la profesión, dentro de esa relación de amor – odio que sólo puede sentirse por algo que se vive con pasión.

Al finalizar sus estudios, Pablo se marcha a Francia para iniciar su carrera profesional.

En El Chateau de Romegouse, en plena campiña francesa, además de aprender todo lo relacionado con carnes como la del pato, especialidad de la región, adquiere el gusto por el saber hacer en un Relaix Chateau con un equipo de cocina de profesionalidad exquisita.
Tras su periplo francés decide marchar a Ezcaray donde tiene el placer de conocer las tradiciones de la cocina riojana de la mano de Marisa Paredes (Premio Nacional de Gastronomía) fusionadas con la modernidad, la técnica y el saber hacer de su hijo Francis Paniego (Restaurante Echaurren. Una estrella Michelin). Fue un placer conocer la base de la cocina con los guisos tradicionales y recetas antiquísimas y a la vez aprender a innovar partiendo de la base fundamental.

Por ánimo de contraste, su formación continua en Extremadura. Región de vastísima cultura y tradición gastronómica, en buena medida aún por descubrir. Pablo recala en Aldebarán (Chef Fernando Bárcenas, jefe de cocina de Juan María Arzak durante muchos años). De Bárcenas aprende, ante todo, el amor por el producto. Un amor que perdura, en constante evolución, hasta nuestros días.

Vendrán muchos más grandes maestros a enriquecer su bagaje. Toño Perez (Atrio) le transmite su perspicaz visión de la elegancia y el contraste de sabores. Dani García le enseña a disfrutar de verdad, a divertirse y sorprender. A no considerar la maestría como una meta, sino como el camino.

En la actualidad Pablo regenta dos restaurantes en Cartagena: Eszencia (Auditorio El Batel) y Arqua (Museo Nacional de Arqueología Submarina), que no han tardado en convertirse en referentes gastronómicos de la ciudad, gracias a una exquisita gastronomía mediterránea de producto elaborado.